Se produjo un error en este gadget.

sábado, marzo 19, 2016

Manuela Carmena y Dolores Ibarruri

                                                  Dos mujeres de bandera.




   Son dos mujeres de izquierda que no han podido coincidir en el tiempo pero que sospecho que, de haberse conocido, se habrían llevado divinamente.

   Sus corazones son profundamente de izquierdas.
   Nada que ver con algunos de estos payasines de la nueva izquierda que, pretendiendo ser nuevos, huelen a rancio.

  Estamos a punto de comenzar la Semana Santa, con sus tradiciones y sus procesiones. Mañana es Domingo de Ramos.
  Pues ya han comenzado estos sujetos con la tabarra de que quieren lanzar a la calle procesiones laicas.
  Les encanta el follón.
  ¿Por qué? Porque son unos cansinos y, teniendo todo el verano para hacerlo, tiene que ser ahora precisamente.

  Decía hace unos días doña Manuela, alcaldesa de Madrid, ante preguntas sobre si se iba a respetar la tradición madrileña de las procesiones, contestó que por qué no, son tradiciones preciosas.

  Doña Rosa Aguilar, ex alcaldesa de Córdoba, tan comunista en su tiempo como la que más, no tenía empacho en acudir a las procesiones.

  Y de doña Dolores Ibarruri  se cuenta que, estando un año en época de procesiones en Sevilla, en una reunión del Partido Comunista, unos jóvenes comunistas le contaron que habían acosado a unos nazarenos en una procesión.
  Ellos pensaban que La Pasionaria les iba a aplaudir.
  Pero no. Los reprendió por lo que habían hecho y les dijo que las tradiciones estaban ahí para respetarlas.

  Tome nota doña Rita, la valiente, la portavoz del ayuntamiento madrileño, la más comunista que nadie, capaz de amedrentar a cuatro personas que oraban en una capilla de la universidad, claro, apoyada en un pelotón de valientes como ella.

 
Publicar un comentario